Efecto cafeina- El carnal marcelo

El pene: Mil y un años en la Lengua Española

Curiosamente tuve una iluminación y decidí que muchas personas deberían saber la verdad, así que enlistaré las variantes que conozca para decir pene. Puede ser que a algunos hipster les resuelva la vida para que ya no los albureen diciéndoles las sabias palabras del maestro Polo Polo que rezan de la siguiente manera: “Todo lo que sea largo es pene”

Sin más, comenzaremos con este festín culinario:

Primeramente voy a empezar con una clásica de papirrín: verga, la verdad no tiene mucha gracia porque era el mástil más largo de un barco, ojalá que de un bergantín.

La palabra pito creo que es por comparación con el pequeño silbato que está estrechamente ligado con el sexo oral, supongo que la diferencia está entre chupar y soplar.

efectocafeína - el pito

Algunos habrán oído la palabra poronga, viene del quechua purunku que es el sustantivo que nombra a un contenedor para poner la comida, una vasija de barro. Pudiéramos decir que es el lugar donde se guarda la tragadera si saben a lo que me refiero.

El bien conocido chosto, chóstomo o chostomo por su nombre completo, es en realidad un arbusto, cuya flor es sumamente olorosa y su pistilo puede ofender el olfato de unos cuantos, se usa mucho en la medicina de la India. Podría decirse que es la que huele feo, pero cura.

En México es dudoso cuando te dicen que hables al chile, y es que esta singular palabra viene del náhuatl chili, que significa baya que hace llorar, pero igual gusta.

Pinga que se le adjudica el origen a la palabra latina pendere que significa pender o balancearse, pues básicamente designa a la que cuelga.

El trabuco sólo designa a un pene cuando es grande, ya que era una escopeta, que aunque era más corta, su calibre era mayor que el de una normal. Ahora sí que literal quiere decir arma de grueso calibre.

La chota es principalmente el ruido que hacen al mamar las cabras, tal vez por eso designe a los policías también por ser tan mamones, pero el sentido de pene pudiera ser por el sentido de procreación (y digo pudiera porque no lo sé de cierto).

Esas son las más enigmáticas en cuanto a su origen ya que nacieron en las lenguas indígenas en su mayoría, sin embargo, para que no los agarren comiendo camote (un conocido tubérculo poblano), ahí les va una listita para que se den idea de las diferentes formas de nombrar al falo en latinoamérica:

  • La pija porque atornilla
  • El muñeco porque es para jugar
  • El mandado para que te vayas por él
  • La morena de los pechos caídos (es una descripción gráfica)
  • El pelón que escupe
  • El cara de haba
  • El chino tuerto
  • El cíclope
  • El cogote de pavo
  • El dedo sin uña
  • La flauta de carne o el chupón de carne (van por la misma idea)
  • El ratón bodeguero
  • El panqué
  • El cuello del ganso
  • El pedazo, el trozo (obviamente de una persona masculina)
  • La banana
  • La garrocha
  • El pilín (como le dicen los niños)
  • El paquete, porque hace entregas
  • La campana de carne, porque cuelga y es escandalosa
  • El chorizo
  • La corneta
  • La riata
  • El innombrable (obvio por ser una parte tabú en la tradición judeocristiana)

 

Y todas las que se acumulen porque como la lengua podría catalogarse como un ser vivo por su movimiento, tal vez sigan naciendo más formas de llamarle al pene.

En este link podrás encontrar apasionadas historias nacidas de las entrañas del deseo humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s