La masacre en Orlando: una historia llena de dudas

Las primeras horas del domingo, alrededor de las 2 de la madrugada en la hora local, hubo un tiroteo en Orlando que al momento ha registrado 50 muertos y más de 53 heridos.

Lo perturbador del caso es que se considera un crimen de odio ya que había un evento de noche latina en el club que además era abiertamente gay; estas dos cuestiones son reveladoras, porque además de que hay muchas víctimas latinas, existen también muchos homosexuales. Lo que nos hace pensar que el lugar del ataque fue meticulosamente estudiado por el perpetrador.

El Estado Islámico se adjudicó este acto, pero muchas circunstancias nos hacen pensar que no fue una acción premeditada por estos terroristas; ya que el padre de Omar Mateen aseguró que no tuvo que ver absolutamente con la religión sino que su hijo era abiertamente homofóbico.

efecto cafeína omar mateen

Las autoridades entraron en estado de alerta máxima, porque se consideraba que el hombre de 29 tenía compañeros islámicos, cosa que aun no ha sido comprobada ni desmentida; por esas razones el gobierno cree que es el crimen de un lobo solitario, de un seguidor influido por los discursos suicidas y llenos de religión del Estado Islámico.

Esta tragedia abrió un enorme debate que se centra en que haya una mayor regulación en la obtención de armas, ya que se considera un derecho y casi un deber constitucional tener una. En un país donde es más fácil adquirir un rifle de asalto con más de 200 tiros que comprar antibióticos resulta claramente preocupante que una sola persona con problemas psicológicos tan evidentes pueda ser capaz de tener un acceso libre a armas tan peligrosas.

efecto cafeina tiroteo de Orlando

El agresor fue abatido, pero su vida no es nada equivalente a las 53 que segó en minutos; además, esto siembra la duda de su versión de los hechos y los motivos que tuvo para realizar este acto tan vil. Queda también la duda de si la policía hirió a los rehenes que tuvo Omar durante al menos 5 horas antes de que irrumpieran con un camión de asalto, granadas aturdidoras y ráfagas de rifles.

Se sabe que minutos antes de entrar, el perpetrador llamó al 911 para avisar que iba a masacrar a una multitud en Orlando; posiblemente sabía que iba a morir como mártir yihadista desde antes de siquiera comprar el rifle de asalto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s