La masacre en Japón: ¿un crimen piadoso?

La masacre en Japón: ¿un crimen piadoso? (¿Quién vergas apuñala a 19 discapacitados mientras duermen?)

Japón es un país donde los crímenes no ocurren por los motivos que en occidente conocemos; allá en la isla, la gente no mata por dinero, asesina por poder, por un profundo odio a su familia o hacia la humanidad, se reconocen casos de terrorismo con gases fabricados por expertos con tecnología de punta como el atentado en el metro de Tokio con gas Sarin sólo porque el líder la secta Aum Shinrikyo (オウム真理教) Shoko Asahara se los pidió… también están los casos en los que madres son asesinadas brutalmente porque sus hijas las detestan; pero eso sí, jamás matan por cosas materiales.

efecto aum shinrikyo

 

Esto sucede porque los nipones tiene muy poca tolerancia a la frustración y nulas formas de liberar la tensión que se genera en sus cuerpos debido a que no expresan sus sentimientos. En algún momento tiene que explotar de alguna manera u otra, y estas explosiones suelen estar acompañadas de arrebatos de locura y sangre.

 

La muerte de las 19 personas discapacitadas en Samigahara, es la clara señal de la locura y crueldad de un hombre de nombre de nombre Satoshi Uematsu qu las masacró con armas blancas. Al momento de su detención portaba una maleta con varias armas blancas ensangrentadas. Cuando se le preguntó el motivo del ataque el hombre sólo dijo que deseaba que los discapacitados desaparecieran.

 

Además de los muertos, al menos 26 personas resultaron heridas y el hombre dijo que era un ex empleado del centro; para lograr este atroz crimen, el supuesto ex empleado irrumpió en la madrugada en los dormitorios rompiendo una ventana con un martillo y apuñaló a las personas mientras dormían.

 efecto samigahara

 

Uematsu escribió algunas cartas que mandó a un poratvoz de la cámara baja nipona y a la policía en las que decía que las personas con discapacidades severas deberían tener el derecho de solicitar la eutanasia con aprobación de su tutor porque no forman parte de la sociedad y muchos tienen vidas de aislamiento total; además aseguró que podía eliminar él solo a 470 discapacitados de ser necesario. Lo anterior fue en febrero después de ser despedido del centro de discapacitados. La policía lo encontró y lo metió a un psiquiátrico donde estuvo dos semanas y se le declaró sano.

 

Su plan era irrumpir en dos residencias para discapacitados, someter a los guardias y ejecutar al menos a 260 personas, pero por alguna razón, tal vez porque no previó del todo bien su plan, un guardia se dio cuenta y avisó a las autoridades. El asesino salió por su propio pie y dijo simplemente “yo fui”.

 efecto satoshi

Se crea o no un acto de piedad o de profundo odio, la realidad es que en un sistema en el que no te pueden ayudar a quitarte la vida cuando no puedes hacerlo por tu propia mano y te mantienen en estados vegetales semivivo, casimuerto en contra de tu voluntad, no parece tan desquiciado Uematsu como debería parecernos… ¿o sí?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s