¿Qué es y cómo se usa la creatina?

La Creatina es una molécula que se encuentra de manera natural en nuestro cuerpo, sobre todo en los músculos; se sintetiza a partir de varios aminoácidos, lo que significa que la creatina es de origen proteico y podemos obtenerla del consumo de carne y pescado (carnes rojas, huevo, salmón o arenques), también puede encontrarse de forma química o comercial para consumo (suplemento de creatina).

La función principal de la creatina es dar y recuperar energía muscular de manera rápida, por esta razón es tan codiciada por atletas, deportistas de alto rendimiento o cualquier persona que quiera aumentar su masa muscular; su uso es generalizado ya que no se considera como una sustancia dopante, la COI, la FDA y NCAA han autorizado el consumo de la creatina en una nutrición deportiva, al descartar riesgo a la salud en consumo por vía oral, sin embargo recomiendan solo consumir máximo 3g de consumo diario.

Los beneficios que tiene el consumo de la creatina son controvertidos, pero con base en las investigaciones realizadas se han podido determinar múltiples usos; sin embargo, es importante saber que el consumo debe ser realizado bajo un régimen estricto y realizando los ejercicios pertinentes para ver resultados, de otra manera no lo absorbería el cuerpo y los riñones tendrían que trabajar más porque el exceso de creatina se libera en la orina.

Algunos beneficios conocidos son los siguientes:

El aumento de fuerza, si se trabaja con ejercicios anaeróbicos la creatina funciona como combustible para dar la energía extra necesaria que permite la recuperación y el aumento de fuerza requerido.

Ganancia e incremento de volumen muscular, para obtener estos resultados es necesario llevar una correcta nutrición deportiva, tomarla en forma y con los ejercicios correctos.

Aumenta la resistencia, también es cierto, pero solo cuando se realizan ejercicios anaeróbicos de alta intensidad, pero con corta duración de tiempo.

Recuperación de energía muscular, se ha demostrado que la creatina potencia los niveles de fosfato de alta energía y multiplica el glucógeno muscular, pero de igual manera es necesario llevar una dieta equilibrada y un consumo adecuado para obtener los resultados deseados.

Como en todo existen varios riesgos sobre su consumo, si se consume moderadamente y bajo supervisión los riesgos a la salud son prácticamente nulos; entre algunas de las molestias que puede ocasionar si se consume repentinamente está la diarrea, posible deshidratación, calambres, molestias digestivas o retención de líquidos.

Aún no existe ningún estudio que demuestre sus efectos a largo plazo sobre todo en personas que no son atletas, igual se ha podido demostrar que con el paso del tiempo no hay daño renal ni en el hígado, lo que lo hace un suplemento muy seguro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s